Ir al contenido principal

EN EL IDIOMA IDIOTA ESCRIBÍ TU RISA

"Escritos, aparentemente, sin ningún orden ni vinculación, con una tipografía que recuerda algunos anuncios publicitarios; los poemas, hacen alarde de un angustiado lirismo donde la voz poética humanamente reconocible desnuda sus precariedades enarbolando un registro expresivo desde el dolor, la ironía y la ausencia" (Paul A. Valenzuela Trujillo). 




Urgent Emergency


Necesitaba dar. Explicarle al mundo

su víscera, su llanto,

su nervio. Atravesarte sol. Un nuevo

sol. Necesitaba tapar

su herida con sangre. Cubrir el cielo

de tules y transparencias.


Y los locos se encuentran.


En una risa tan alta, tan baja.

Pesada. Estridente.

Como uñas comiendo cal.


Y algo más que no sé qué es


Toda esa oscura gestión. Salvada en

explosiones. No en

confesiones. En ruido contra luz.


Un amor. A la medida de mi polo. De

mi extremaunción.

Una lágrima que pesara una risa..

                                mía

tú!

                      tú!

                                               tú!

     tú!


Esquizito


Yo aprendí a quererte como un niño

entrega su pecho al sol

Soldado de fantasía, conquisté un

lugar de tu casa:

debajo de la mesa

Te acaricié con chistes y uñas sucias

Golpeas los platillos al servir la

comida:

¡Vaya a lavarse las manos!

Y yo sueno la cuchara en ritmo de

acecho, de osadía medida

preguntando:

¿por qué grita tanto si aún estoy acá?

Una vez diste un coletazo. Se rajó el

mar.

Luego sobre un prado de edredones,

discutimos sobre qué nariz es

más boca.

Me deslizaba hacia el reloj

y ponía un caset.

Me estrechas contra tu corazón

Escucha! me decías.

Y yo dormía, te juro que dormía

Y también yo te abrazo

entre cruces y estrellas


- Buenas noches lápiz

- Aguanta, mi pastillita porque

sino...


Tras una taza de té


Saco a pasear tu ausencia

sin que nadie la vea


Le pongo su chompita

pa'que no se refríe


Le ofrezco un cigarrillo

le pego, le asedio


(tumores, traumas)


Le digo que mire al sol

o me siento en silencio


Asiente. Acepta.


Sé que no se la llevarán los vientos

las lluvias

las gentes

tampoco


Pero cruza cruel tráfago

Y la devuelven

Y sonríe


La niña mendiga


EPI 


Si he visto toda la luna

redondo horizonte

calor frío tu seno


Tu cara toda azul

calentando la tierra

la calle de literas


Tácito rubor

Silencio


Desolación


Carlos Tapia (Lima, 1971). Realizó estudios de Literatura en la PUCP y Artes en la UNSA; en 1997 obtuvo el primer premio en los Juegos Florales de la casa agustina. Ha publicado el poemario Música para afeitarse (1998) y, recientemente, la plaqueta Polvo de payaso (2021), de donde extraemos los textos. Es responsable, junto con Juan Zamudio y Álex Medina, de la asociación artístico cultural ACCIONARTE que busca enriquecer e innovar la escena cultural arequipeña con proyectos que permitan la confluencia de diversas prácticas artísticas a través de los nuevos soportes tecnológicos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GAFAS DE AZUFRE PARA LA POESÍA

“Hay poemas que se leen con el intelecto, otros que requieren de la brújula de las emociones para tocar tierra y carne; sin embargo, cuando las imágenes que forman el cuerpo del poema rasgan la pupila del lector y fraccionan el todo en partículas filosas que lubrican el engranaje de las palabras, la lectura se convierte en un acto de intuición que astilla cualquier horizonte hermenéutico. Esto ocurre con los textos del poeta español Amador Luna, quien ha dejado sembrado —en la página en blanco— algunas minas antipersonales” (Paul Valenzuela Trujillo).   TRADUCCIÓN DEL CRECIMIENTO DEL TRIGO   existe un lugar en el lagrimal del mundo que está mirando ahora adentro nuestro   adondequiera que vayamos una suerte de pena felina empuja poco a poco con su hocico a estos desvelos en su recién inaugurado olor a urgencias todo dispuesto por el azul en el ceremonial de las contradicciones   qué no será esta mi intranquilidad en tu busca tu intranqu

DELETÉREO BRILLO

"En  Circulares  las palabras van levantando su propio muro de piel con los retazos y mendrugos que la vida nos ofrece en cualquier esquina punzocortante de esta realidad. Es por eso que en cada poema se plantea una suerte de sobrevivencia del lenguaje a partir de ir asumiendo ciertas verdades que para la poeta son síntomas de humanidad desbordada y caóticamente liberadora" (Paul A. Valenzuela Trujillo). El hombr(E) El hombr(E) que me duele duele está situado al lado de mi respiración tiene las manos acorazadas sembradas de fuego por dentro manos que revolotean extirpan estrangulan y matan. Él, está seco Yo, mojada quemada-DA. Él mira él toca un aciago paroxismo en LA nota de mi cuerpo. Él tiene el sol opacamente encendido destellos de luciérnagas cuelgan anquilosamente de su ser gusanos espermatozoicos recorren su cuerpo. Él está quema-DO él es Dios el Dios que no ve el Dios que NO DESEA                            ver(ME). Esperando el olvido Mientras mi boca rumiaba el últi