Entradas

Mostrando entradas de enero, 2015

OFRENDA LÍRICA

Imagen
"[...] La sangre de la poesía es el amor. La belleza de la poesía es el ritmo. Y así como el hombre es carne y espíritu, tal la poesía es palabra y silencio". (Francisco Bendezú)
SOLEDAD
El aire pasa como tú.
La luz canta, blanca,  entre los árboles.
El amor iza en mi brazo tu invisible cabellera.
Con nostalgia de extáticas cinturas, mi corazón deriva.
Un silencio de horizonte, con tu sombra por esfinge, impregna de arcoiris insondables azoteas.
Tu frente espegea como una ventana.
El aire pasa como tú.
Como tú, lejana.
ARTE POÉTICA
I
La tristeza te espera, al pie del puente, como una enamorada.
II
Tus palabras arderán debajo de la nieve.
Lejanías entreabiertas parpadearán en tu frente.
Izarás en los árboles la luna.
MUJER
Mujer cargada de balcones y pajarillos con paraguas Mujer para beber Mujer llena de navíos azules y blancos Más pálida que el sol Más pura que un domingo Mujer de senos orlados de guijarros Mujer sin nombre Mujer sin color Mujer para huracanes Mujer en sueños llena de nidos
Guitarra blanca del amor
(D…

MICRORRELATOS V

Imagen
"[...] Alejado de lo pedestre, se sume en el relato breve para revelarnos los planos más extremos del pensamiento humano y, enrostrarnos, de una buena vez, que no todo ha sido dicho y que seguimos siendo los mismos forasteros de siempre. [...]". (Víctor Salazar)
PARADOJA
Le propuso matrimonio. Ella no aceptó. Y vivieron felices para siempre.
LA SUERTE Y LA MUERTE
El combatiente, al final de la batalla, fue un cadáver con suerte: de todos los disparos que recibió, uno lo mató.
ESPEJISMO
Eran hermosas criaturas de largos cabellos ondulados como las olas del mar. Sus rostros eran luminosos como la luna y sus senos redondos y duros cual guijarros maduros. Al menos así las imaginó cuando oía mejor sus cantos. Fue conmovedora su sorpresa cuando las únicas sirenas que oyó al salir de su inconsciencia fue al momento que le cerraron los ojos y le taparon la boca. El reloj se detuvo, pero el tiempo aún marchaba en su cabeza. Ahora sólo esperaba oír los sollozos, pero todo estaba en silencio…